Agredir a Inmigrantes en transportes públicos.

Nunca he sido un ejemplo de virtudes. Pero ahora, además, soy una agresora de inmigrantes en transportes públicos. Una agresora verbal. Yo os cuento y vosotros decidís si soy una émula de Sergi Xavier o un paladín del rock. O un sujeto con grandes oscilaciones en los niveles mensuales de estrógenos en sangre, cosa que perturba bastante, lo admito.


Iba el otro día en el metro, en uno tipo gusano, sin separación entre vagones. Y delante de mí tenía un par de chicos latinoamericanos, de unos 20 años y de estética rapera, más o menos. Con un móvil última generación. De esos que son reproductores de mp3 y encima tienen altavoces para que todo el mundo pueda apreciar tu horrendo gusto musical. Y estos chicos tenían puesto algo entre el merengue y el reggaetón a todo trapo. Orientando los altavoces a la peña. Ahí, altruístamente.


A medida que nos íbamos acercando a mi parada, me iba armando de argumentos. ¿Qué pasa? ¿Nadie les va a decir nada? ¡Que la vieja de al lado está poniendo cara de amargada! ¡Esto no se va a quedar así! Tengo que reconocer que no había tenido yo muy buen día. A lo mejor estaba incluso buscando una víctima propiciatoria. Así que cuando faltaban un par de paradas, me acerqué al del móvil escandaloso y le dije:


-¿No tienes una de Barón Rojo?

El tipo se sonrió. Creo que pensó que yo le estaba tirando la caña. Lo que es no entender mucho de lenguaje no verbal, porque tenía los brazos en jarras, las manos metidas dentro del abrigo, y le estaba mirando por encima de las gafas.

-¿Eh? No, no... -dijo él, cabeceando.

-Pues es que no me gusta la música que estás poniendo. ¿Por qué tengo que escucharla? ¿Eh?

-Eh... bueno... lo siento.

Cuando ví que el tío no se revolvía y que no me iba a llevar un par de hostias, posibilidad que asumía, me puse en plan profa asquerosísima de EGB, incluso en plan monja.

-Pues que sepas que eso que estás haciendo es de muy mala educación. ¡Que lo sepas!


Me bajé en mi parada y oí que el tío decía "eh, chica, por qué te bajas". Y ya está. Salí dejando una estela de olor a azufre y a cera de misa.

5 escandalizados por el precio del bolo de R.Waters:

Anónimo dijo...

¡Los dioses del metal me han escuchado!
¡Es tu merecido castigo por ser una "adoradora de los estereotipos del metal"!

¡Y esto no es todo!, mas adelante hay mas . . .

el Ampu

doctor metal dijo...

Venga admite que te tuviste que cambiar de braquitas na más llegar a casa.

El Bute dijo...

no le hagas caso a estos pelafustanes querida Red Sonja...Eres la heroína del día!!

Capitan Napalm dijo...

Oh,ah, mi ídolo el Bute maneja con soltura la palabra "pelafustán", y la aplica al Doc. Este día ya no puede mejorar.

Anónimo dijo...

hola!
creo que no tienes que generalizar, pues yo soy latino america y me encanta el heavy. esos tipos se encuentran en todas partes del mundo no solo en España. para cuando te encuentres tipos como estos no agas caso son gente mal educada esos reguetoneros

att
la latinoamericana rocker!